Quienes Somos

 

 

En el año 2017, el Papa Francisco convoca a un Sínodo de Obispos en Octubre de 2018 con el tema principal “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Esto se tradujo en nuestra diócesis de San Bernardo, durante el segundo semestre de 2017, en un trabajo de escucha de las distintas realidades de los jóvenes que finalizaron con un encuentro de jóvenes: la 1era Asamblea de Jóvenes.

            A partir de este trabajo, Monseñor Juan Ignacio solicita conformar un departamento de Juventud Diocesana dependiente del Obispado de San Bernardo, y a su vez un primer Consejo Diocesano de Jóvenes que represente a la juventud en instancias diocesanas, el cual fue oficializado mediante decreto en Julio de 2018.

Encargados:

 

Líneas Orientadoras

 

Encuentro Personal con Cristo

Será nuestro objetivo principal. La intimidad y el encuentro permanente con nuestro Redentor se constituyen como base para todas las iniciativas que llevemos a cabo en el futuro y éstas sólo cobrarán sentido en la medida que se encuentren inspiradas por las enseñanzas del Divino Maestro.

Vida Sacramental y Formación

Considerando el contexto actual, la vida sacramental de nuestros jóvenes debe estar unida a una consistente formación intelectual y espiritual. Así, la Juventud Diocesana contribuirá eficazmente a la defensa de la fe y al anuncio de la Buena Nueva a nuestros hermanos

Acompañamiento Constante

Un apoyo permanente de nuestros jóvenes por parte de sacerdotes, religiosos (as) y laicos idóneos para asistirlos en los aspectos relevantes de su vida, sobre todo, en los espirituales y vocacionales; más aún considerando que esta es la edad en que se toman las decisiones fundamentales de la vida. ¡No podemos dejarlos solos! Por ello, iniciativas como una pastoral vocacional o sobre el pololeo y testimonios de matrimonios jóvenes que inspiren cristianamente este período de discernimiento resultarán de gran ayuda para nuestra juventud.

 Jóvenes Protagonistas

Durante el proceso de escucha del período pre sinodal, hemos podido constatar que los jóvenes se sienten algo postergados de la “vida eclesial”. Es preciso fomentar la importancia de la vida juvenil en la Iglesia, reconociendo su fuerza y vitalidad. De este modo, proponemos profundizar la participación permanente de los jóvenes en nuestras comunidades, entendiendo que es una edad donde se comenten errores, pero también una etapa en que se puede aportar muchísimo a nuestra Iglesia.

Alegría, Servicio y Entrega

La centralidad del encuentro con Cristo y una vida auténticamente cristiana transformarán a nuestros jóvenes en personas comprometidas con su Iglesia y el prójimo. Formaremos una juventud con sentido de servicio y entrega que, compartiendo su tiempo y sus dones, irá en ayuda de los más necesitados. Incentivaremos la participación de nuestra juventud en las procesiones y actividades locales, así como las expresiones artísticas que se pongan al servicio de la Iglesia. Transmitiremos la alegría de la vida cristiana y el gozo de servir al prójimo. Finalmente y considerando los contextos, esperamos que estas iniciativas, junto con profundizar la fe de los jóvenes católicos, permitan dar a conocer y atraer a Cristo a muchos jóvenes alejados de la Iglesia o que no han tenido la oportunidad de conocerle.

 

 

 

  • Sello Pastoral (pendiente)
  • Santos Patronos (pendiente)