Page 7 - El_Pescador_de_Perlas_web

Basic HTML Version

salvarse. Sólo un hombre, el
misionero católico, les habló de Dios,
les perdonó sus pecados y les animó
con la esperanza de la felicidad del
Cielo.
El joven pescador sintió que su
alma se transformaba ante la súplica
de aquel misionero que pedía
operarios (sacerdotes y misioneros)
para trabajar en los campos del
Señor. Entonces formó un propósito
valiente
y
decidido:
¡Hacerse
sacerdote! Así llegó a ser sacerdote
aquel joven aventurero, más tarde
llamado Padre Taisid, por un relicario