Page 5 - El_Pescador_de_Perlas_web

Basic HTML Version

Taisid, antes de subir a la
superficie, miró a todas partes y vio,
con gran sorpresa, un esqueleto
humano. Se acercó a él y vio que
entre los huesos tenía una cadenita
de plata y en ella un relicario (es decir
un estuche pequeñito donde se
guarda alguna cosa). Tomó el joven
pescador la cadenilla y el relicario.
Subió a cubierta y dio cuenta al
patrón del estado del buque.
Taisid se retiró a su cámara y
abrió, lleno de curiosidad, el relicario.
Esperaba encontrar dentro de él
algún objeto de gran valor. Pero al